La misión de Tesla es acelerar la transición del mundo hacia la energía sustentable a través de vehículos eléctricos y productos energéticos cada vez más accesibles. Para elevar la producción a 500 000 autos por año, tan sólo Tesla requerirá la totalidad del suministro actual a nivel mundial de baterías de ión-litio. La gigafábrica de Tesla nació por necesidad y suministrará suficientes baterías para apoyar la demanda de vehículos proyectada de Tesla. Actualmente, la gigafábrica produce motores eléctricos y baterías para el Model 3, además de productos para almacenamiento de energía de Tesla, como Powerwall y Powerpack.

Construcción de la gigafábrica, el 4 de noviembre de 2014
Construcción de la gigafábrica, el 4 de noviembre de 2014

Tesla comenzó la construcción en la gigafábrica en junio de 2014 a las afueras de Sparks, Nevada. El nombre gigafábrica proviene de la palabra "Giga", la unidad de medida que representa "miles de millones". La Gigafábrica se está construyendo en fases, de manera que Tesla pueda iniciar la fabricación inmediatamente dentro de las secciones terminadas y seguir ampliándose después de ello. Hasta ahora, la estructura actual ya tiene un espacio de casi 0.18 millones de metros cuadrados, que alberga más de 0.46 millones de metros cuadrados de espacio operativo repartido en varios pisos. Aún así, la gigafábrica presenta un avance de cerca del 30 por ciento. Una vez finalizada, Tesla espera que la gigafábrica sea el edificio más grande del mundo, y que funcione totalmente con fuentes de energía renovable. Diseñada para ser una fábrica que consuma un índice neto de cero energía una vez completada, la fábrica funcionará principalmente con energía solar, cuya instalación ya está en curso.

A mediados del 2018, la producción de baterías en la gigafábrica 1 alcanzó una tasa anualizada de aproximadamente 20 GWh, lo que la convierte en la fábrica de baterías de mayor volumen del mundo. Tesla produce actualmente más baterías en términos de kWh en comparación con todos los otros fabricantes de autos juntos. Con el aumento en la producción de la gigafábrica, el costo de las celdas de baterías de Tesla se reducirá significativamente a través de economías de escala, fabricación innovadora, reducción de residuos y la simple optimización de ubicar la mayoría de los procesos de fabricación bajo un mismo techo. Con la reducción del costo de las baterías, Tesla puede poner a disposición sus productos cada vez a más personas, lo que nos permite crear el mayor impacto posible en la transición del mundo a la energía sustentable.

Anuncio de la gigafábrica en Carson City, Nevada, el 4 de septiembre de 2014